Que Onda Magazine
Publicado el 10-21-2010

Obama no descarta reforma migratoria integral

Quiero hablar con republicanos


WASHINGTON, DC - El presidente Barack Obama dijo el martes que planea conversar tras los próximos comicios con legisladores republicanos para determinar si su rechazo a una reforma migratoria integral sólo es una estrategia de campaña.

"Conversaré con activistas, legisladores del comité hispano y francamente, quiero hablar con republicanos porque aún no sé si su negativa a trabajar en la reforma tiene que ver con la política electoral o si es su posición genuina", señaló el mandatario durante una conferencia de prensa ofrecida en la Casa Blanca a periodistas de medios en español.

"Puede ser que tras las elecciones algunas personas que estaban preocupadas por posibles críticas de la derecha durante las primarias o las elecciones, se digan a sí mismas que (la reforma migratoria) es lo correcto", agregó. "Es importante no anticipar que no podemos obtener la reforma migratoria".

Al responder a una pregunta sobre si consideraría reformar aspectos separados del tema migratorio ante la imposibilidad de lograrlo hasta el momento, Obama dijo que "no soy alguien que vaya a desistir de un enfoque más amplio, porque no es una situación saludable tener a personas viviendo en las sombras", refiriéndose a los 11 millones de inmigrantes indocumentados residentes en Estados Unidos.

El mandatario también negó tener la potestad de ordenar la suspensión de las deportaciones, tal como le han pedido reiteradamente varias organizaciones pro inmigrantes debido al impacto que representan para muchas familias hispanas.

"Parece existir la idea de que de alguna manera mi gobierno puede, unilateralmente y sin cambiar la ley, suspender las deportaciones. No puedo, debido a mis preferencias, simplemente escoger no cumplir la ley. Esa no es una opción. Por eso mi meta es cambiar la ley", indicó.

Obama prometió durante su campaña electoral que reformaría las leyes migratorias durante su primer año de gobierno, pero la propuesta ni siquiera fue sometida a votación al no contar con los sufragios necesarios en el Senado. Los republicanos podrían convertirse en la mayoría de la Cámara de Representantes tras las elecciones de medio período presidencial a efectuarse el 2 de noviembre.