Que Onda Magazine
Publicado el 11-24-2010

Día de Acción de Gracias es momento para la reflexión y para compartir Tradición se arraiga en celebración de 1621 en Nueva Inglaterra

Washington — Es posible que el Día de Acción de Gracias sea la principal fiesta familiar de Estados Unidos. Generalmente, se celebra en casa o en un entorno comunitario y se caracteriza por un banquete bien servido. El Día de Acción de Gracias es la ocasión en que se organizan reuniones familiares, o entre amigos, y el momento en que los estadounidenses manifiestan su agradecimiento por la libertad que disfrutan, así como por los alimentos, el hogar y tantas otras cosas.
Muchos estadounidenses también se dan tiempo para preparar y servir comida a los necesitados en comedores populares, iglesias y residencias para personas sin hogar. Otros donan alimentos a campañas de recolección o participan en actos para recaudar fondos destinados a organizaciones o causas benéficas. De hecho, en el Día de Acción de Gracias cientos de organizaciones sin fines de lucro de todo el país convocan carreras benéficas, denominadas “Trote del pavo”.
Y en un detalle más mundano, el Día de Acción de Gracias da comienzo a la “época festiva” que se extiende hasta el Día de Año Nuevo. El viernes después del Día de Acción de Gracias es una de los principales días del año para ir de compras.
Todos los años, el presidente emite una proclama designando el cuarto jueves de noviembre, en este caso el 26, como Día Nacional de Acción de Gracias. Es feriado oficial y prácticamente todas las oficinas del gobierno y las escuelas, así como muchos negocios, están cerrados.
EL PRIMER DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS
Como una variante de los festivales que se celebran en el mundo con motivo de la cosecha, el Día de Acción de Gracias se remonta a un banquete que tuvo lugar en el año 1621 entre los peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth (en lo que actualmente es Massachusetts) y los indígenas de la tribu de los wampanoag.
Los peregrinos habían llegado a Estados Unidos en 1620, cruzando el Océano Atlántico para separarse de la Iglesia de Inglaterra, que era la iglesia oficial, y para poder practicar libremente su particular forma de puritanismo. Habiendo llegado tarde a la colonia de Plymouth para cultivar la tierra, y faltos de comida fresca, los peregrinos padecieron un terrible invierno entre 1620 y 1621. La mitad de la colonia pereció por causa de las enfermedades. La primavera siguiente, los indígenaswampanoag enseñaron a los colonos a cosechar maíz y otros cultivos autóctonos, y también enseñaron a los recién llegados a pescar y cazar. Los indígenas wampanoagtenían una sociedad avanzada que se había asentado en la región desde hacía miles de años, según dice el Museo Nacional del Indígena Americano.
En el otoño de 1621, los peregrinos tenían mucho que agradecer dada la abundancia de la cosecha de maíz, cebada, habichuelas y zapallos. Los colonos y sus benefactores wampanoag, que trajeron carne de ciervo para asar, organizaron un banquete para expresar su agradecimiento por las bendiciones recibidas de Dios. Aunque es sabido que los colonos aportaron aves de corral para el festejo, el resto del menú sigue siendo una incógnita. Los peregrinos posiblemente trajeron pavo, patos y otros animales de caza, mariscos, como mejillones, langosta y anguilas, así como verduras, uvas, ciruelas y nueces.
Es un recuerdo del papel que tuvieron los indígenas oriundos en el primer Día de Acción de Gracias, una festividad que se llevó a cabo para agradecerles a estos el que compartieran su conocimiento y habilidades. Sin esa ayuda, es probable que los primeros peregrinos no hubieran sobrevivido.
El legado de dar las gracias, en particular con un banquete compartido, ha sobrevivido durante siglos. Aunque varios presidentes de Estados Unidos, a partir de George Washington en 1789, emitieron proclamas en honor del Día de Acción de Gracias, no fue hasta la proclama del presidente Abraham Lincoln en 1863 que el Día de Acción de Gracias se declaró como feriado nacional anual. Lincoln determinó que se celebrara el último jueves de noviembre. Esto sucedió durante los oscuros días de la Guerra Civil, pero Lincoln dijo que en los tiempos difíciles era aun más apropiado que las bendiciones fueran “reconocidas con gratitud como con un sentimiento y una voz por todo el pueblo estadounidense”.
Una resolución legislativa de 1941 la trasladó al cuarto jueves para asegurar una temporada más prolongada del Día de Acción de Gracias para las compras navideñas en años que hubiera cinco jueves en noviembre.
Cada año el presidente también “perdona” a un pavo de Acción de Gracias, aunque en realidad es a dos pavos, con uno de reserva en caso que el primero provoque desmanes durante la ceremonia. Las dos aves perdonadas, que se libran del horno, pasan el resto de su vida en un zoológico infantil.
TRADICIONES DEL DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS
El Día de Acción de Gracias moviliza a mucha gente que viaja por avión o auto para reunirse con familiares o amigos para la celebración. En muchos lugares se celebra un desfile local con motivo del feriado, como el de los almacenes Macy’s en Nueva York, que se transmite en vivo por la televisión. Otros ven partidos de fútbol americano. A las tropas estadounidenses desplegadas en el extranjero también se les sirve una cena tradicional del Día de Acción de Gracias.
El menú tradicional del Día de Acción de Gracias consiste en pavo relleno, puré de papas y salsa, batatas, salsa de arándanos y pastel de zapallo, aunque también hay platos sin carne, como el denominado “tofupavo”, (vocablo que combina las palabras tofú y pavo), hecho con proteínas de trigo y de soya.
Cada año, miles de entidades benéficas sirven cenas calientes en ocasión del Día de Acción de Gracias, tanto a los necesitados o a quién se presente, y se donan millones de pavos congelados a las familias.