Que Onda Magazine
Publicado el 12-10-2010

Tensa calma en Michoacán tras horas de enfrentamientos

Un capo pudo haber muerto

MÉXICO - El gobierno del estado mexicano de Michoacán (oeste), reportó una relativa calma la mañana del viernes tras dos jornadas de balaceras entre presuntos miembros del cártel La Familia y la policía, mientras se investiga si en los choques fue abatido un capo de esa organización.

Estamos "dentro de los márgenes de lo que se puede llamar tranquilidad después de la zozobra y emergencia que vivimos", explicó el gobernador de Michoacán, Leonel Godoy, a la cadena W Radio.

Desde el miércoles tuvieron lugar enfrentamientos en seis municipios de Michoacán en los que perdieron la vida cinco personas, según señaló Godoy. Los sicarios también bloquearon carreteras con vehículos quemados en otras ocho poblaciones.

¿El Chayo fue abatido?

Los fallecidos son un bebé de ocho meses, una joven de 17 años hija de un ex alcalde del pueblo de Apatzingán -donde se iniciaron las balaceras-, ambos aparentemente por el fuego cruzado.

También murieron un hombre que fue asesinado en un retén clandestino de los sicarios y dos policías.

"Ya se dieron los enfrentamientos y quitamos los bloqueos", afirmó Godoy.

El gobierno mexicano investiga si en las balaceras fue abatido Nazario Moreno alias El Chayo, uno de los dos líderes de La Familia.

Por el momento su muerte "es información preliminar, no confirmada. En el repliegue ha habido bajas significativas de esta organización criminal que pudieran referirse a algunos de sus liderazgos de más alto nivel", explicó el vocero gubernamental de seguridad nacional, Alejandro Poiré, a la cadena Televisa.

Tras La Familia

La policía federal intentaba el jueves capturar a los principales jefes del grupo narcotraficante de La Familia, en el oeste de México.

La forma como los criminales han intentado protegerse y huir de las operaciones policiales del miércoles y el jueves sugiere que las fuerzas de seguridad tienen ubicados a jefes importantes de La Familia Michoacana y están muy cerca de capturarlos, aseguró el portavoz del gobierno para asuntos de seguridad, Alejandro Poire.

Los tiroteos dieron inicio el miércoles por la noche cuando pistoleros de La Familia balearon a policías federales que acudieron a investigar la presencia de hombres armados en Apatzingán tras un aviso, afirmó Poire.

Los pistoleros abrieron fuego contra automóviles de civiles e incendiaron unos 20 vehículos a los que utilizaron como barricadas.

Una de las víctimas fue un bebé de ocho meses que viajaba en un taxi con su madre, dijo el miércoles por la noche en un comunicado la procuraduría general estatal.

Para la noche del jueves, el total de muertos ascendía a cinco, incluidos dos agentes federales, dijo la Procuraduría General de Michoacán. Otros tres agentes resultaron heridos.

El Departamento de Seguridad Pública dijo en un comunicado que un tercer grupo de pistoleros emboscó otra unidad de la policía federal que intentaba acudir en auxilio de sus colegas. Los hombres armados bloquearon una carretera que conduce a Apatzingán para impedir el avance por tierra de la policía.

Golpes recientes

La policía federal ha logrado en fecha reciente la captura de diversos integrantes de La Familia.

Michoacán es el principal territorio de operaciones de La Familia. El estado adquirió notoriedad debido a las decapitaciones de numerosas personas y ataques contra fuerzas de seguridad federales.

Morelia es la capital de Michoacán, 300 kilómetros al noroeste de la capital mexicana y es la segunda vez en menos de un mes que presuntos narcotraficantes bloquean sus accesos.

Los enfrentamientos iniciaron el miércoles por la noche en Apatzingán, localidad a unos 200 kilómetros de Morelia, donde al menos cinco personas han muerto, entre ellos dos agentes, un bebé y la hija de un ex alcalde.

En otros hechos de violencia, en el estado de Chihuahua, en el norte, seis personas fueron asesinadas a tiros el jueves por la mañana al lado de una carretera que conduce a la capital del mismo nombre.

Según testigos, individuos armados que iban en un vehículo bajaron a seis hombres de otro automóvil, los balearon y huyeron, dijo Carlos González, portavoz de la procuraduría general estatal.

En la localidad turística de Acapulco, se encontró el cadáver de un policía de tránsito en un camino. El policía presentaba un disparo y estaba atado de manos.