Que Onda Magazine
Publicado el 03-18-2011

Países aconsejan a sus ciudadanos abandonar Japón

Estiman más de 10 mil muertos

TOKIO - Australia, Gran Bretaña y Alemania aconsejaron el miércoles a sus ciudadanos en Japón salir de Tokio y de las áreas afectadas por el terremoto de la semana pasada, uniéndose a otros gobiernos –entre ellos Estados Unidos- y empresas que han dicho a sus poblaciones que podrían estar más seguras en otra parte.

Colombia y México tienen listos aviones para evacuar a sus ciudadanos. Chile también se sumó a la lista de naciones que adoptó decisiones para ayudar a sus ciudadanos.

Las recomendaciones llegan al mismo tiempo que se profundiza la crisis en la planta nuclear de Fukushima, ubicada al noreste de Japón y que resultó afectada por el terremoto y posterior maremoto del 11 de marzo.

Una fuga radiactiva el miércoles obligó al gobierno a ordenar a los trabajadores retirarse temporalmente de la planta, afectando los esfuerzos para enfriar los sobrecalentados reactores.

Explican la decisión

El Departamento de Comercio y Asuntos Exteriores de Australia informó que su recomendación no tiene nada que ver con la amenaza nuclear.

"Estamos dando este consejo debido a la continua interrupción de las principales infraestructuras, su impacto en el bienestar de la gente y las continuas réplicas" de los sismos, informó la oficina australiana.

En tanto, el Ministerio del Exterior de Alemania recomendó a sus ciudadanos que viven cerca del complejo nuclear de Fukushima o en la capital de la región que se vayan del país o que se muden al área de Osaka, al oeste de Tokio.

El ministro alemán del Exterior, Andreas Peschke, calcula que unos 5,000 alemanes se encontraban en la nación asiática hasta antes del terremoto, pero ahora se cree que quedan sólo 1,000 alrededor de la capital.

Advertencia de Londres

En Gran Bretaña, la oficina del Exterior y Bienestar aconsejó evitar los viajes innecesarios a Tokio y el noreste japonés, además le pidió a los británicos que consideren marcharse.

Francia pidió a sus ciudadanos que si no tienen razones para estar en Tokio regresen a su país o vayan al sureste de la isla.

Serbia y Croacia hicieron recomendaciones similares. Croacia también cambió la sede de su embajada de Tokio a Osaka debido a la crisis nuclear.

China fue el primer país en recomendar el martes la salida de sus ciudadanos. Estados Unidos pidió a los estadounidenses permanecer a 50 millas (80 kilómetros) lejos de la planta nuclear.

Cifra de muertos

Días después del terremoto y maremoto que afectaron Japón, millones de personas sobreviven con escasa comida y agua, sin calefacción bajo gélidas temperaturas, en medio de una crisis nuclear sin precedente.

Miles perdieron sus viviendas y el número de muertos y desaparecidos podría superar los 10 mil, según las autoridades.

También se dio a conocer que los expertos que quieren evitar una fusión nuclear han aumentado las esperanzas ante la crisis luego de anunciar que están cerca reconectar la electricidad a la planta y restaurar los sistemas de enfriamiento.

Un vocero de la empresa Tokyo Electric Power informó que la electricidad en Fukushima está casi instalada y las autoridades la probarán tan pronto como sea posible, aunque no pudo decir exactamente cuándo.

Sistemas de enfriamiento

La electricidad podría ayudar a controlar el enfriamiento y la presión en los tres reactores que están dañados, evitando la fusión de éstos y un desastre nuclear.

Sin embargo, también surgen ominosas señales: un aumento en los niveles de radiación, humo blanco inexplicable y varillas de combustible que según Estados Unidos podrían vertir más material radioactivo.

En tanto, unas 452,000 personas viven en albergues temporales, en muchos casos durmiendo en gimnasios escolares.

Las autoridades informaron el miércoles que la cifra oficial de muertes a raíz de la tragedia llegaba a los 4,300. Se estima que más de 10,000 podrían haber muerto o desaparecido.

Se trata de la peor crisis atómica que haya afectado Japón desde las bombas arrojadas a Hiroshima y Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial. Asimismo es la primera vez que ese tipo de amenaza nuclear se ha presentado en el mundo desde el desastre en Chernobyl, Rusia, en 1986.

Daños severos

El maremoto del 11 de marzo mató a miles de habitantes del litoral nororiental de Japón, arrasó pueblos completos, inundó carreteras y destruyó puertos, refinerías petroleras, plantas siderúrgicas y dejó cientos de fábricas sin funcionamiento.

Los expertos señalan que el costo de la destrucción excede el monto que provocó el terremoto de 1995 en Kobe, que según Standard & Poor's ascendió a un total de $159,000 millones.

Las prefecturas más afectadas son Iwate, Miyagi, Fukushima e Ibaraki, que albergan industrias desde los sectores agrícola, hasta los de autopartes y electrodomésticos, que constituyen un 6% de la economía del Japón.

Cientos de miles de personas han pasado cinco noches con escaso alimento, agua ni calefacción bajo temperaturas gélidas muchos de ellos sin vivienda, mientras buscan a sus seres queridos.

El puerto de Sendai, el más importante del noreste ha quedado destruido. Otros tres puertos, Hachinohe, Ishinomaki y Onahama, han tenido daños considerables y es probable que no funcionen en varios meses.