Que Onda Magazine
Publicado el 03-18-2011

Florida debate una ley similar a la polémica SB1070 de Arizona

Iniciativa republicana propone criminalizar estadía indocumentada

MIAMI - Cientos de miles de indocumentados en Florida (sureste) cruzan los dedos para que la Legislatura Estatal rechace una iniciativa de ley que, entre otras recomendaciones, criminaliza la estadía sin papeles, un asunto que en el resto del país, con excepción de Arizona, se trata de una falta de carácter civil no penal.

Además otorga poderes extraordinarios a las policías locales (estatal y municipal) para indagar el estado migratorio de individuos arrestados o sospechosos de haber cometido un crimen, tal y como lo estipula la polémica Ley SB1070 de Arizona, promulgada el 23 de abril del año pasado.

La iniciativa de Florida fue presentada el 10 de marzo en Tallahassee, capital del estado, y fue escrita tomando ideas de proyectos previos que ya habían sido vistos pero que no tuvieron apoyo bipartidista para ser aprobados.

Represión vs. reforma

"Los legisladores que están proponiendo esta ley, similar a la de Arizona, no entienden lo que ocurre en nuestro estado", dijo a Univision.com Margarita Romo, directora de la organización Farmworker Self Help, en Dade City, a unas 30 millas del puerto de Tampa. "No saben que aquí hay gente trabajadora, que lleva años forjando sus hogares, pagando impuestos y criando a hijos estadounidenses que son el futuro de nuestro país".

"Los que están proponiendo esto creen que la ley es buena, pero no lo es. Si la aprueban, aumentará el sufrimiento de cientos de miles de trabajadores que en los últimos dos años están viendo cómo día a día arrestan a los suyos, los encarcelan y después los deportan sin siquiera haber cometido un delito, sólo por no tener papeles cuando iban en un vehículo que detuvo un policía. Y que en muchos casos ni siquiera manejaban, eran pasajeros", apuntó.

"Necesitamos que las cosas cambien", subrayó la activista. "Pero no con este tipo de leyes, sino con una reforma migratoria comprensiva que saque de las sombras a los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos".

El fantasma de la deportación

Los patrocinadores de la ley de Florida aseguran que "no es igual" que la SB1070 de Arizona, pero se parece. El representante Will Snyder (republicano), presidente del Comité Judicial, aseguró que el plan es "más moderado" que la ley promulgada en el estado fronterizo con México y cuyas partes más polémicas se encuentran suspendidas temporalmente por una Corte federal que revisa su constitucionalidad.

No todos comparten la opinión de Snyder. Sindicatos y organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes cuestionan el proyecto y temen que, de ser aprobado, cientos de miles de indocumentados serán puestos en proceso de deportación.

"Va a ser como en Arizona. Cuando la policía detenga a un inmigrante, con o sin causa, y le pida papeles, cuando descubra que no tiene permiso para estar en el país lo arrestará y lo entregará al servicio de inmigración para que lo deporten", dijo Nora Sándigo, directora de la Fraternidad Americana de Miami.

Facultades extraordinarias

Para otros, el problema de la inmigración indocumentada en lugar de solucionarse se pondrá peor en el corto plazo. "Lo rechazamos, no estamos de acuerdo, no queremos que se apruebe y le estamos pidiendo a la legislatura que lo aborte", dijo Tirso Moreno, directivo de la Asociación de Trabajadores de Florida Central. "Si la aprueban (la ley de Fliorida) empeorará el escenario. Y ya está bastante complicado con redadas y policías arrestando gente sin importar que las agencias estén inscritas en el programa 287(g) para funcionar como agentes del servicio de inmigración".

El programa 287(g) tomó el nombre de una sección de la ley de inmigración aprobada por el Congreso en 1986. Faculta al gobierno federal alcanzar acuerdos con las policías locales para que sus agentes actúen como funcionarios del servicio de inmigración y arresten a indocumentados. En 2003 la referida sección fue activada como parte de las medidas de seguridad adoptadas tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

A mediados de 2010 el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) cambió el reglamento del programa tras una lluvia de críticas y demandas por la actuación de policías en los procedimientos de captura. La jefa de la seguridad nacional, Janet Napolitano, aseguró que con la implementación de las nuevas normas las agencias que participan en el programa operan bajo un reglamento unificado.

Daños a la economía

A las preocupaciones por el papel que podrían jugar las policías del estado si la legislatura aprueba el proyecto, se suman los miedos de los sectores agrícola y empresarial quienes temen que una ley como la de Arizona desaliente la inversión extranjera y la industria del turismo.

"Si la aprueban, Florida se va a morir", presagió Romo. "Sobre todo los pueblos pequeños. Cuando la gente se asuste y se vaya, los pueblitos van a desaparecer y los turistas ya no van a venir. Están promoviendo una ley mala para nuestro estado".

Dijo además que la solución al problema de los 11 millones de indocumentados no pasa por el debate y aprobación de este tipo de medidas, sino con la discusión en Washington DC de la reforma migratoria integral.

"Eso es lo que necesita el ranchero y el empresario. Y no se trata de un regalo para nadie. La reforma migratoria permitirá legalizar a trabajadores que llevan muchos años pizcando, haciendo trabajos que otros no quieren hacer, luchando en la adversidad. Y no pierden la esperanza en una solución justa y humana", dijo.

A su vez, Moreno advirtió que la iniciativa afectará el comercio del estado y recordó que el turismo y la agricultura "son las industrias más grandes”, y que la iniciativa republicana liderada por Snyder “ataca precisamente ese sector".

Según datos del Pew Hispanic Center, un grupo privado que estudia los movimientos migratorios, en Florida viven unos 825 mil inmigrantes indocumentados, la mayoría originarios de América Latina.

En al menos 20

Florida no es el único estado que debate leyes como las de Arizona. Otros 19 tienen en la mira a los inmigrantes indocumentados y quieren combatirlos con leyes similares a la SB1070.

En resumen, las propuestas criminalizan la estadía indocumentada, sancionan severamente la contrata de indocumentados y otorgan poderes extraordinarios a las policías.

La lista incluye a California, Carolina del Sur, Colorado, Dakota del Sur, Georgia, Illinois, Indiana, Kentucky, Mississippi, Nebraska, Ohio, Oklahoma, Texas y Washington y Wyoming.

Kay Rodríguez, directora de la Coalición de Derechos Humanos de Tucson, Arizona, dijo que después del 29 de julio de 2010, cuando entró en vigor la SB1070, "muchas cosas cambiaron no sólo en Arizona, sino en muchas otras partes del país. Se desató el miedo y todavía hay mucho miedo en nuestra comunidad".

Explicó que, a pesar de que partes clave de la SB1070 fueron congeladas temporalmente por una corte federal, "porque son peligrosas (…) hay denuncias contra de oficiales de policía que siguen pidiéndole papeles a la gente, continúan utilizando el perfil racial para detener a las personas y averiguar si tienen o no estatus para permanecer en el estado".