Que Onda Magazine
Publicado el 05-30-2011

Solís mantiene latente la reforma migratoria de Obama

La secretaria del Trabajo insta a los hispanos a que no bajen la guardia


Una secretaria Hilda Solís claramente a la defensiva sermoneó el viernes a la comunidad presente en un foro del Colegio del Este de Los Ángeles sobre la necesidad de "mantener y difundir el diálogo sobre la reforma migratoria". Al mismo tiempo, defendió al presidente Barack Obama por haber deportado a más personas que ningún otro mandatario en la historia reciente.

"Como dijo el presidente en El Paso, está trabajando duro para asegurar la frontera, ya que este tema es lo que mueve a la oposición… Usted pensará que eso no es relevante, pero para mucha gente sí lo es", dijo Solís ante la pregunta de alguien del público.

Al final, la funcionaria fue aplaudida a rabiar por la audiencia, formada principalmente por activistas de los inmigrantes, estudiantes y miembros de sindicatos —poco o ningún público en general—, pero muchas preguntas quedaron sin respuesta satisfactoria, sobre todo respecto de una estrategia política que presentaría el récord en deportaciones a los republicanos como una prueba de que ahora deberían apoyar la reforma migratoria.

De origen hispano

Solís, quien nació y creció en Los Ángeles, de padres inmigrantes de México y Nicaragua, reconoció que "todos quieren respuestas… sé que es frustrante, a veces yo también me siento descorazonada".

Pero indicó que la situación para la reforma migratoria ahora es más difícil que antes y que los que la favorecen deben abrir un diálogo con toda la nación para lograr "persuadirlos".

Durante una breve reunión con la prensa, Solís respondió a una pregunta de La Opinión sobre por qué esperar a que actúe el Congreso, cuando el presidente Obama podría cambiar la forma en que se aplican las leyes de inmigración y detener algunas deportaciones con una orden ejecutiva.

Solís respondió que esto "podría alienar a los que no están con nosotros".

"El presidente quiere un debate sobre cómo hacer una reforma total, que dure. Esto no va a pasar con una orden ejecutiva, que no iría suficientemente lejos. Creo que el debate debe involucrar a todos, no podemos alienar a los que no están con nosotros para empezar", dijo Solís.

Caminos a seguir

El foro incluyó a varios activistas dando su punto de vista sobre lo que hay que hacer para lograr la reforma, y Solís actuó como moderadora. Solamente Tom Saenz, del Fondo México-Americano para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF), y Ken Wong, de UCLA Labor Center, hicieron referencia más o menos directa a los programas que lleva adelante la administración Obama.

Wong presentó a varios estudiantes indocumentados que se han graduado del Este de Los Ángeles, UCLA y otras universidades. "Exigimos que el presidente Obama detenga las deportaciones … es un desperdicio horrendo de recursos el encarcelar y deportar a estudiantes".

En la mente de algunos presentes estaba la falta de una reforma migratoria durante los primeros tres años de gobierno de Obama y las medidas contra los inmigrantes, incluyendo programas como Comunidades Seguras y el 287g que dicen enfocarse en delincuentes peligrosos sin que este objetivo se esté cumpliendo.

Alarma por deportaciones

Por su parte, el abogado Nelson Castillo indicó que algunos antiguos activistas pro inmigrantes que ahora están en el gobierno de Obama están defendiendo sus acciones en forma sorprendente.

"Escuchar a Hilda Solís, a Cecilia Muñoz y a otros, que antes defendían tanto los derechos y que ahora dicen que las deportaciones son parte de una estrategia es desconcertante", dijo Castillo. "Realmente es una lástima lo que está pasando. Creo que es hora de dejar de hablar y empezar a actuar".

La legendaria activista Dolores Huerta, co fundadora del Sindicato de Campesinos, dijo que "las deportaciones empezaron antes de Obama" y que en el Congreso, la demócrata Zoe Lofgren, miembro del subcomité de inmigración de la Cámara, ha decidido investigar el programa de deportaciones que lleva a cabo el gobierno del presidente.

Justificó a Obama por no haber cumplido su promesa de una reforma migratoria en el primer año, indicando que fue muy difícil lograr la reforma de salud, que emprendió antes. "Imagínense si fue difícil la reforma de salud, cómo sería con la de inmigración", dijo Huerta.